Aquí tienes las claves para trabajar con niños con autismo

El trastorno del espectro autista es un problema que afecta a alrededor de un 1% de los niños en Europa, de acuerdo con los datos de un estudio realizado por Asociación Internacional Autism-Europe en el año 2015. Lidiar con él en el aula puede resultar complicado para docentes que no hayan recibido preparación o instrucción específica para ello.

Además, es frecuente que este tipo de alumnado aparezca en el Supuesto Práctico de tu especialidad (aquí tienes un ejemplo de Educación Primaria), por ello aquí tienes cuatro consejos para trabajar con niños con autismo:

Proporcionar Organización clara y concisa

Los alumnos con autismo son extremadamente organizados y no son capaces de digerir bien los cambios improvisados en su planificación. Por ello, es recomendable que tengan una el día perfectamente estructurado, de forma que puedan prepararse y mentalizarse de todo lo que va a ocurrir a continuación.

Para ello, es recomendable la coordinación del docente con la familia con el objetivo de establecer en conjunto un calendario preciso; de este modo, el alumno podrá predecir las situaciones, controlar su conducta y además, se podrán tener más estandarizadas las actuaciones en el caso de que surjan malas conductas.

Disminuir al máximo Estímulos Sonoros desconocidos

Es muy posible que nuestro alumno autista tengan hipersensibilidad sensorial y asocien determinados estímulos sonoros como signos estresantes, por lo que cabe la posibilidad de que, en presencia de ciertos sonidos como los ‘listening’ en Inglés o las canciones en asignaturas como Música, se tapen los oídos.

Sería recomendable evitar al máximo este tipo de estímulos que pueden ser molestos para ellos.

Actividades Funcionales y Repetitivas

Las actividades enfocadas a niños autistas deben ser muy funcionales, estar muy bien organizadas y estructuradas y destacar por la claridad y la sencillez. En cuanto a los materiales, se debe procurar que por sí solos muestren al niño las tareas que debe realizar. Los apoyos visuales (dibujos, fotos, carteles) son muy útiles en niños autistas como guía y elemento no solo recordatorio, sino también de refuerzo motivacional de las acciones y tareas diarias.

Los trabajos en mesa deben ser repetitivos, bien estructurados, procurando que el niño interactúe con sus compañeros y donde predominen los elementos visuales (pictogramas, puzzles) y con los que pueda experimentar (ceras de colores, juegos de construcción, plastilina, etc.).

Adaptación a las Necesidades del Alumno

Con los niños con autismo, el clásico método de enseñanza basado en el ensayo-error no funciona. El docente debe tomar los intereses y las curiosidades del propio alumno como punto de partida para su educación. Es recomendable que el docente se limite a proporcionarle todos los materiales y recursos que necesite para la realización de las tareas, y luego ir retirándoselos poco a poco, nunca bruscamente. Siempre hay que tener en cuenta, como indica el primer consejo, que su adaptabilidad a los cambios es baja.

No obstante, es muy importante contar con que existen diferentes tipos y grados de autismo, por lo que desde el aula siempre hay que evaluar cuáles son las características del o de los alumnos que padezcan este trastorno para así adaptar los métodos a su ritmo de aprendizaje.

En Grupo Pedro Nicolás tenemos grupos de preparación para las Oposiciones Docentes 2019. Aprovecha la mayor oferta de empleo para docentes de toda los últimos 20 años.