¿Qué hay de nuevo? 😉 ¿Cómo lo llevas? Sabemos que estás volcado con tu preparación y no queremos dejar pasar cada ocasión que se nos presenta para echarte un cable.

Hoy queremos hablar de uno de los aspectos de la oposición que más os preocupa: El temido tribunal. Vamos a analizar las claves que van a marcar la diferencia para que ofrezcas una impresión favorable a las personas que te van a evaluar, tanto en el apartado escrito como en el oral. Con esto, será prácticamente imposible que tu plaza se te escape. ¡Piérdele el miedo al tribunal!

PAPEL Y BOLI: LA PARTE ESCRITA

Esta es la primera a la que deberás enfrentarte, y se trata de una prueba eliminatoria que deberás superar si o si para poder examinarte de la parte oral. Pero, ¿Qué aspectos son los que más valora el tribunal a la hora de corregir el examen escrito? Vamos a verlo:

1. LA FORMA: Tan importante, o casi, como el contenido, es la forma en que lo expreses. Lo primero en que se van a fijar las personas que corrijan tu prueba será en la grafía, la presentación, la claridad o la redacción de lo que tengan delante. Solemos observar que los opositores como tú no le dais a estos aspectos la importancia que se merecen, pensando que todo lo que importa es lo que se exponga, y no el cómo. Piensa que el tribunal corrige en poco tiempo muchísimos exámenes, si se lo ponemos fácil siempre serán más agradecidos. Y no debes dar por buenos argumentos fáciles como “yo es que tengo mala letra” o “es que escribo muy deprisa”, todo puede y debe entrenarse. Te animamos a ello.

2. EL FONDO: Por muy claro, elegante y bonito que sea tu examen…el contenido de lo que escribas es fundamental. Tienes poco tiempo y has de demostrar todo lo siguiente:

  • Que dominas el tema. Nadie mejor que tú debe conocer el tema que has elegido. En las dos horas que dura la prueba debes ser capaz de presentar, desarrollar y cerrar de forma adecuada, y con una presentación cuidada, tu exposición. Pruébate, mide el tiempo que tardas y entrena mucho. Solo así conseguirás un dominio absoluto.
  • Que conoces profundamente la realidad escolar. Los supuestos prácticos son el gran enigma de las oposiciones docentes. Solo resolviendo muchos casos concretos durante tu preparación estarás listo para resolver con éxito aquellos a los que tengas que enfrentarte. Debes combinar de forma eficiente teoría (definiciones, bibliografía, citas, etc.), legislación y, sobre todo, el perfil exacto del alumnado y las estrategias adecuadas para el área o asignatura concreta que estás preparando. Y muy importante, no te olvides de tener en cuenta las necesidades educativas especiales, la aplicación de las nuevas tecnologías y de fomentar unas relaciones de convivencia óptimas en el aula. ¿Que cómo puedes preparar todo esto? Ser organizado es la mejor estrategia. Elabora un esquema claro y ordenado para poder aplicar a cualquier supuesto práctico. Solo con una buena metodología aprenderás a resolverlos de forma ágil, fluida y eficaz. Nosotros podemos ayudarte con esto si quieres.
curso-intensivo-supuestos-practicos-2

PALABRA Y VOZ: LA PARTE ORAL

Ya hemos visto las claves para ofrecer al tribunal una parte escrita impecable y llena de contenido. Ahora vamos a centrarnos en la defensa oral de tu prueba. ¡Que no tiemble la voz, es más sencillo de lo que crees!

1. CONVENCER PARA VENCER: Al igual que las anteriores, la exposición oral tampoco debes dejarla a la improvisación. No es lo mismo saber un tema que saber transmitirlo. Nosotros le damos gran importancia a este apartado dentro de la preparación de oposiciones, pues se trata al fin y al cabo de convencer al tribunal de tus competencias como docente, de que eres todo un profesor capaz de comunicar y transmitir a tus alumnos con eficiencia.

2. LA PUESTA EN ESCENA: El día de la exposición oral debes cuidar tu apariencia física. Una oposición es, en el fondo, algo muy similar a una entrevista de trabajo. Tu imagen debe ser adecuada, y tu actitud positiva y natural, pero sin estridencias. La clave está en el equilibrio: Ser tú mismo sin pecar de exceso de confianza, y sin sonar artificial. Da una buena imagen y el tribunal será más receptivo. Recuerda, no hay segundas primeras impresiones.

3. EL DEBATE: Este es el último aspecto de tu defensa. El tribunal va a hacerte una serie de preguntas, y tú has de demostrar seguridad en ti mismo, confianza y un conocimiento absoluto de la profesión docente. Dando respuestas contundentes, sin dudas ni titubeos, les estarás demostrando que dominas totalmente las estrategias pedagógicas y tu oposición.

¿Qué te ha parecido? Seguro que después de estos consejos el tribunal no te parece un monstruo tan amenazante. Ya sabes, tus mejores aliados siempre van a ser la preparación y la confianza en ti mismo. Con esas dos cosas no hay oposición docente que se te escape. Y si necesitas ayuda, ya sabes que nos tienes aquí para ayudarte. ¡A por ellos! 💪