Todos recordamos a muchos de los profesores con los que hemos compartido días, semanas y meses en el aula. A algunos, de forma más positiva que a otros, pero casi todos nos han aportado algo que recordaremos a lo largo de nuestra vida. La relación entre profesor y alumno es un vinculo potencialmente inspirador que puede orientar, reforzar y sacar lo mejor de cada niño.

¿Conoces las características ideales que debe reunir un buen docente?

  1. Es buen comunicador, activo, dinámico, creativo e innovador. Además, domina los contenidos, usa ejemplificaciones adecuadas y sabe seleccionar lo que resulta más relevante para el alumno.
  2. Es paciente y flexible, a la vez que sabe mantener una autoridad basada en la confianza que inspira.
  3. Sabe gestionar el aula, anticipándose a las diversas situaciones que se pueden plantear en ella.
  4. Es cordial y cercano, preocupándose por los aspectos emocionales de sus alumnos.
  5. Reflexiona sobre su tarea para mejorarla, valorando mucho las opiniones de sus alumnos.
  6. Valora procesos de aprendizaje superiores (reflexión, comparación, inferencia…), y no solo la memorización.