¿Conoces la importancia de no tener faltas de ortografía en las oposiciones docentes?

El las oposiciones docentes, las faltas de ortografía te pueden suponer la diferencia entre tener o no tener plaza. Según la Comunidad Autónoma, te pueden restar hasta 2 puntos.

En este sentido, los criterios de los tribunales en las oposiciones docentes penalizan:

  • Las faltas ortográficas.
  • Una sintaxis incorrecta.
  • Una pobre redacción.
  • Los errores de acentuación.
  • Errores en signos de puntuación.

Como sabes, en los procedimientos selectivos docentes se exige un alto nivel en ortografía y redacción. Esta exigencia se justifica en el hecho de que un maestro o profesor ha de ser un modelo en el que «se miren» los alumnos. Por ello, los docentes deben poseer un alto nivel en la competencia lingüística del castellano, tanto escrita como oral.

En este post te mostramos algunas novedades de la RAE para que no cometas faltas en tu examen.

Novedades de Ortografía de la RAE (2010) para las Oposiciones Docentes

Por todo esto, en nuestra preparación, incidimos mucho en la presentación escrita, tanto a nivel ortográfico como gráfico, explicando desde el primer momento de la preparación las NUEVAS REGLAS ORTOGRÁFICAS DE 2010 de la RAE.

Realizamos, por ello, simulacros cortos y largos de supuestos prácticos y de temario tres veces al mes, sin que ello vaya en detrimento  de aspectos de la Programación Docente y dentro de ella de las unidades didácticas; de la explicación funcional de la normativa y del temario; y del trabajo a realizar sobre supuestos prácticos y exposiciones de defensa de la Programación Didáctica y de las unidades didácticas.

Sigue leyendo. Hoy vamos a desarrollar las principales novedades de la última edición de la Ortografía de la Lengua Española de 2010, de cara a las Oposiciones Docentes.

Se excluyen definitivamente del abecedario los signos ch y ll, ya que, en realidad, no son letras, sino dígrafos, esto es, conjuntos de dos letras o grafemas que representan un solo fonema. El abecedario del español queda así reducido a las veintisiete letras siguientes: a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z.

En el sistema ortográfico del español, la letra q solo tiene uso como elemento integrante del dígrafo qu para representar el fonema /k/ ante las vocales e, i (queso [késo], quién [kién]). Este mismo fonema se representa, en el resto de las posiciones, con la letra c (canguro [kangúro], corto [kórto], cuenta [kuénta], acné [akné], tictac [tikták]), aunque en préstamos de otras lenguas también puede aparecer representado por la letra k en cualquier posición (karaoke [karaóke], kilo [kílo], koala [koála], kurdo [kúrdo], búnker [búnker], anorak [anorák]).

Es, por lo tanto, ajeno a la ortografía del castellano el empleo de la letra q como grafema independiente, con valor fónico autónomo. Por ello, los préstamos de otras lenguas, sean latinismos o extranjerismos, cuya grafía etimológica incluya una q que por sí sola represente el fonema /k/, si se adaptan al castellano, deben sustituir esa q por las grafías propias de la ortografía española para representar dicho fonema. En aplicación de esta norma, voces inglesas como quark o quasar, o latinas como quorum o exequatur, deben escribirse en español cuark, cuásar, cuórum y execuátur. En caso de mantener las grafías etimológicas con q, estas voces han de considerarse extranjerismos o latinismos crudos (no adaptados) y escribirse, por ello, en cursiva y sin tilde.

Para poder aplicar con propiedad las reglas de acentuación gráfica del castellano es necesario determinar previamente la división de las palabras en sílabas. Y para dividir silábicamente las palabras que contienen secuencias de vocales, es preciso saber si dichas vocales se articulan dentro de la misma sílaba, como diptongos o triptongos (vais, o.pioi.de), o en sílabas distintas, como hiatos (lí.ne.a, ta.o.ís.ta).

En aplicación de esta norma, voces inglesas como quark o quasar, o latinas como quorum o exequatur, deben escribirse en español cuark, cuásar, cuórum y execuátur. En caso de mantener las grafías etimológicas con q, estas voces han de considerarse extranjerismos o latinismos crudos (no adaptados) y escribirse, por ello, en cursiva y sin tilde.

La palabra solo, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente (Solo llevaba unpar de monedas en el bolsillo) como cuando es adjetivo (No me gusta estar solo),así como los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, funcionen como pronombres (Este es tonto; Quiero aquella) o como determinantes (aquellos tipos, la chica esa), no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación, bien por tratarse de palabras llanas terminadas en vocal o en -s, bien, en el caso de aquel, por ser aguda y acabar en consonante distinta de n o s.

Por primera vez se ofrecen en la ortografía académica normas explícitas sobre la escritura de las voces o expresiones prefijadas. Las normas que deben seguirse para la correcta escritura de los prefijos en español son:

Se escriben siempre soldados a la base a la que afectan cuando esta es univerbal, es decir, cuando está constituida por una sola palabra: antiadherente, antirrobo, antitabaco, exjefe…

Se unen con guion a la palabra base cuando esta comienza por mayúscula: anti-ALCA, mini-USB, pro-Obama. También es necesario emplear el guion cuando la base es un número, con el fin de separar la secuencia de letras de la de cifras: sub-21, super-8.

Se escriben necesariamente separados de la base a la que afectan cuando esta es pluriverbal, es decir, cuando está constituida por varias palabras: ex relaciones públicas, anti pena de muerte, pro derechos humanos.

De acuerdo con estas normas, los extranjerismos y latinismos crudos o no adaptados —aquellos que se utilizan con su grafía y pronunciación originarias y presentan rasgos gráfico-fonológicos ajenos a la ortografía del español — deben escribirse en los textos españoles con algún tipo de marca gráfica que indique su carácter foráneo, preferentemente en letra cursiva, o bien entre comillas.

En cambio, los extranjerismos y latinismos adaptados — aquellos que no presentan problemas de adecuación a la ortografía castellana o que han modificado su grafía o su pronunciación originarias para adecuarse a las convenciones gráfico-fonológicas de nuestra lengua— se escriben sin ningún tipo de resalte y se someten a las reglas de acentuación gráfica del castellano:

Esperamos que te sirvan de ayuda las principales novedades de la ortografía de la RAE en tu preparación para las oposiciones docentes.