¿Sabes que un 30% de los opositores cometen faltas ortográficas en su examen? Corrígelos con estos consejos que te harán marcar la diferencia.

Todos conocemos la importancia de escribir sin errores ortográficos en una oposición, pero ¿realmente prestamos a este apartado la atención que se merece?

En muchas ocasiones la respuesta es no, y recordando que una falta ortográfica grave resta 1 punto, y una tilde de más o de menos nos va a privar de medio punto, esto puede suponer la diferencia entre aprobar y sacar plaza o quedarnos a las puertas.

Por ello, creemos que te será útil repasar estas normas ortográficas, que dicta la RAE.

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

La tilde es el signo ortográfico auxiliar con el que, según determinadas reglas, se representa en la escritura el acento, por ello, recibe también los nombres de acento gráfico u ortográfico.

En cuanto a este apartado para las oposiciones docentes, van a servirte de utilidad estos tres consejos:

  1. No utilizaremos tilde en “solo”, ni en los pronombres demostrativos (este, ese, aquel…)
  2. Tampoco la utilizaremos en la conjunción “0”, cuando va escrita entre cifras.
  3. Seguiremos siempre las reglas de acentuación en los diptongos, triptongos e hiatos. por ello palabras como “guion”, “fie”, “truan”, y “liais” no llevan tilde. (Aquí tienes más información sobre este apartado).

Los prefijos son afijos que se añaden al comienzo de una palabra para formar una palabra derivada. Los aspectos ortográficos más conflictivos en cuanto a ellos son:

  1. Se escriben unidos cuando la palabra a la que acompañan es univerbal, por ejemplo: “expresidente”, o “antirrobo”.
  2. Se escriben con guión cuando la palabra a la que acompañan empieza por mayúscula o es un número, algunos ejemplos son: “mini-USB”, “pro-Obama”, o “sub-21”
  3. Se escriben separados cuando acompañan a un grupo de palabras, por ejemplo: “anti pena de muerte”, o “vice primer ministro”.

La coma es el signo de puntuación que se emplea para separar elementos dentro de la oración, para encerrar incisos o aclaraciones, para señalar omisiones, etc.; normalmente indica una pausa breve dentro de la frase. Los usos de la coma que más problemas suelen dar son:

  1. Se tiene que utilizar siempre que utilicemos una frase explicativa dentro de una oración, por ejemplo: “Los niños juegan, vigilados por la tutora, en el recreo”.
  2. Siempre se utilizan detrás de las siguientes expresiones: “por último”, “finalmente”, “en efecto”, “sin duda”, “sin embargo”, “pues”, “en fin”, y “por consiguiente”.

El punto y coma es un signo de puntuación que se emplea para señalar una pausa algo mayor que la que representa la coma y menor que la que representa el punto.

Para usar adecuadamente este signo de puntuación debemos tener en cuenta las siguientes normas ortográficas:

  1. Lo debemos emplear para separar el elementos de una expresión compleja que incluye comas, como por ejemplo: “Cada grupo irá a un lado diferente; el primero, por la izquierda; el segundo, por la derecha”.
  2. Además, también debemos usarlo delante de conectores de sentido adversativo, concesivo o consecutivo cuando las oraciones son largas. Aquí un ejemplo: “Los jugadores se entrenaron durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los esperados”.

Los dos puntos es un signo de puntuación que se emplea para indicar que ha terminado el sentido gramatical pero no el sentido lógico de la oración; suele introducir una cita textual o preceder una enumeración.

Algunos aspectos que debemos tener en cuenta para utilizarlo según la normativa de la RAE son:

  1. Es incorrecto escribir dos puntos entre una preposición y el sustantivo que esta introduce, por ejemplo (error): “En la reunión había representantes de: Bélgica, Holanda y Luxemburgo”.
  2. Si debemos utilizarlo cuando después haya enumeraciones o explicaciones que ocupan líneas o párrafos independientes, por ejemplo: “Para trabajar en el aula, tenemos que comprar: lápices, tijeras y folios.”

Una letra mayúscula, es aquella que se diferencia de la minúscula por tener mayor tamaño y, en ocasiones, distinta forma. La utilización de la mayúscula está determinada por ciertas reglas ortográficas, aquí tenéis un ejemplo de algunas de las que más dudas generan:

  1. El empleo de la mayúscula no exime de poner tilde cuando así lo exigen las reglas de acentuación, como por ejemplo: “África”. Únicamente, las siglas que se escriben enteramente en mayúsculas no llevan nunca tilde, por ejemplo: “CIA”.
  2. Se escriben en mayúsculas las siglas y algunos acrónimos: “ISBN”, “ONG”…
  3. Se escriben en minúscula los meses, estaciones y días de la semana. Únicamente se escriben en mayúsculas cuando forman parte de fechas históricas, festividades o nombres propios. Un ejemplo es: “la Primavera Árabe”.

Un acrónimo es una clase de sigla cuya pronunciación se realiza del mismo modo que una palabra. Las siglas, por otra parte, son los términos que se componen con las primeras letras de los conceptos que forman una expresión.

Para utilizar correctamente los acrónimos debemos tener en cuenta que:

  1. Algunos acrónimos se escriben con mayúsculas, pero los que se han convertido en sustantivos comunes lo hacen con minúscula, por ejemplo: “láser” o “rádar”.
  2. Cuando los acrónimos son nombres propios se escribe en mayúscula solo la inicial, por ejemplo: “Unicef”.
  3. El plural de los acrónimos permanece invariable en la escritura, es decir, no se le añade letra “s” al final

El día del examen reserva 5 minutos para repasar lo que has escrito. Aunque el contenido esté expuesto a la perfección, las faltas de ortografía van a restarte nota. Cuida este apartado.