El juego simbólico es una actividad que permite potenciar en los niños la función simbólica, tan importante en su proceso de socialización y asimilación de conocimientos sobre la realidad.

Para ello, le ofreceremos situaciones de juego simbólico en la que puedan ser sujetos activos y protagonistas de sus aprendizajes. Deben interaccionar y cooparticipar con sus compañeros y maestros.

El juego simbólico es el juego infantil por excelencia en el que los pequeños imaginan ser, imitando situaciones que ven en la vida real. En este proceso utilizan al máximo su imaginación, jugando en el límite entre lo real y lo imaginario, lo cual les ayuda a crear representaciones mentales que serán de gran ayuda para resolver situaciones futuras en su vida.

La función simbólica es la capacidad de evocar un objeto o un acontecimiento que no está presente, a través de algún sistema de representación: gestos, imagen mental, dibujo, juegos de ficción,..

El juego simbólico constituye una etapa primordial en el desarrollo cognitivo del niño ya que, para poder comprender el significado de las ideas, es necesario ponerlas en práctica de manera simbólica. Por ejemplo: jugar a peinarse ayuda a comprender el significado «peine» y la acción de peinar.

IMPORTANCIA DEL JUEGO SIMBÓLICO

  1. Favorece el desarrollo cognitivo. Relación entre el juego y el lenguaje.
  2. Contribuye a su desarrollo emocional. Descarga de conflictos.
  3. Desarrolla la capacidad imaginativa.
  4. Permite representar situaciones mentales reales en ficticias.
  5. Favorece la comprensión y asimilación del entorno y el mundo que le rodea.
  6. Favorece la maduración del juego, que más adelante se convertirá en un juego colectivo y con reglas.
  7. Con el tiempo, se transforma y se parece cada vez más a la realidad, por lo que podemos obtener mucha información del niño a través de su juego.
  8. Favorece el desarrollo de la socialización.
  9. Se aprenden y practican rutinas interactivas de habilidades sociales.

El juego simbólico es una actividad que en la mayoría de las ocasiones los docentes no necesitan ni tan siquiera planificar. Son los mismos niños los que comienzan a ejecutarlo sin que nadie intervenga. Los profesores solo colaboran para crear el momento adecuado, para encontrar el entorno perfecto. El docente tiene el papel de proporcionar el material, ubicarlo en distintos rincones para que no esté todo muy masificado, dejar a su disposición la totalidad de la clase con las pautas básicas de civismo e interactuar con los alumnos.

Lo que es variado es el tipo de juguetes que utilizan: está el rincón de las cocinitas y de los cacharritos, el de los bebés, el de médicos y el de las herramientas de construcción, aunque a veces con unas simples cajas de cartón, sin ningún tipo de material estructurado y según la libre imaginación de cada uno es suficiente.

Para programar el juego simbólico didáctico podemos pensar qué contenidos del trimestre queremos trabajar con el juego simbólico, y preparamos un guión. Podemos partir de la capacidad simbólica o simplemente presentamos el juego tal como lo hemos diseñado. Es aconsejable que sean juegos cortos, de dos o tres secuencias y sin mucha representación pues de lo contrario podemos perder el objetivo del juego.

En el siguiente enlace encontraréis una recopilación de 10 ejemplos que os pueden dar ideas de juegos simbólicos para trabajar en el aula o en casa.

10 ideas para trabajar el juego simbólico.