¿Conoces cuáles son los tipos de dificultades de aprendizaje? En el artículo de hoy hablamos sobre ellas

Con el artículo de hoy iniciamos una serie de documentos que te servirán de apoyo para la elaboración de tus supuestos prácticos.

Se trata de dar orientaciones acerca del alumnado con dificultades de aprendizaje.

Las dificultades de aprendizaje. Definición

Podemos concluir que un niño/a tiene dificultades de aprendizaje cuando, tras la evaluación psicopedagógica llevada a cabo por el orientador/a del centro educativo, se constata que hay una dificultad significativa para adquirir los aprendizajes propios de su edad.

Para diagnosticar una dificultad de aprendizaje se tienen que dar una serie de requisitos:

  • No ha de existir déficit sensorial, motor, trastornos mentales u otras patologías, ni condiciones personales o sociales desfavorecidas.
  • Se detectan al comienzo de la escolarización y se mantienen a pesar de que al alumno reciba medidas de apoyo o refuerzo ordinarias.
  • A veces se detectan una vez avanzada la escolarización, cuando las tareas se vuelven más exigentes y complejas y la realización de las mismas no se puede suplir con otras habilidades que el alumno posea.

Por ejemplo: un niño/a puede avanzar de forma adecuada cuando los aprendizajes tienen un contenido más verbal, cuando los cauces de comunicación visual y auditiva son más habituales y comenzar a detectarse las dificultades cuando la lectura comprensiva o la expresión escrita adquieren más relevancia.

¿Cuáles son las dificultades específicas de aprendizaje más frecuentes?

Las dificultades de aprendizaje en niños más frecuentes son:

  1. Dislexia. Dificultades específicas en el aprendizaje de la lectura.
  2. Disgrafía/disortografía. Dificultades específicas en el aprendizaje de la escritura.
  3. Discalculia. Dificultades específicas en el aprendizaje de las matemáticas.

Es frecuente que los indicadores se puedan presentar de forma aislada o de forma conjunta.

También hemos de tener en cuenta otras dificultades de las que se derivan necesidades específicas de apoyo educativo.

Podemos destacar las siguientes:

1.Las derivadas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Estas conllevan, entre otras:

  • Problemas en la atención.
  • Incapacidad leve o grave para inhibir conductas no deseadas.
  • Déficit en la memoria de trabajo.
  • Escasa capacidad de planificación y organización e impulsividad.

2.Las que provienen del trastorno específico del lenguaje (TEL)

Son aquellas que suponen dificultades en la adquisición y uso del lenguaje oral y se detectan en las primeras fases del desarrollo del niño/a.

3.Dificultades en la adquisición y uso de rutinas y habilidades procedimentales –no verbales derivadas del trastorno de aprendizaje no verbal (TANV).

Están asociadas a:

  • Coordinación psicomotriz.
  • Destrezas perceptivo- sensoriales y visoespaciales.
  • Estructuración cognitiva de las secuencias procedimentales.
  • Comprensión de las interacciones sociales sin apoyo verbal.

4.Dificultades derivadas de presentar inteligencia límite.

Estas tienen como consecuencia, entre otras, una escasa velocidad en el procesamiento de la información y una dificultad significativa a la hora de automatizar y/o generalizar los aprendizajes adquiridos.

En definitiva, no ser capaces de recordar cuestiones que ya se suponían comprendidas por el alumno/a previamente y también mostrar carencias a la hora de aplicar lo aprendido a contextos similares.

Además, existe otro grupo en el que incorporamos:

  • Los problemas para la adquisición del lenguaje oral que no están derivados de TEL y que afectan a la adquisición del mismo desde las primeras fases del desarrollo.
  • Las que son consecuencia de experiencias adversas en la infancia, resultado de eventos negativos, crónicos o recurrentes, de diferente gravedad y que han afectado a la salud del escolar, esto unido a la falta de recursos individuales, familiares o ambientales, que han contribuido a que esa experiencias se hayan convertido en potencialmente traumáticas.

Algunas consideraciones sobre las dificultades de aprendizaje

Hemos de considerar también que las dificultades de aprendizaje en niños pueden darse de modo aislado o combinado y pueden tener carácter evolutivo o permanente.

En cuanto a la prevención o detección temprana de las DA (dificultades de aprendizaje), esta es diferente dependiendo del tipo del que estemos hablando.

La comunidad científica mantiene un acuerdo generalizado en que no es posible prevenirlas, puesto que se trata de trastornos del neurodesarrollo, es decir que tienen un origen biológico  que afecta a nivel cerebral a determinados procesos cognitivos.

Si este es el caso, lo adecuado es detectarla lo antes posible, para actuar tempranamente, pero no se podrá evitar la aparición.

Otra cuestión son aquellas que provienen de factores externos o simplemente de inmadurez del alumno/a y que podrán disminuir o llegar a desaparecer con las medidas ordinarias que se adopten en el centro.

Estas medidas se han de incorporar en el Plan de Atención a la Diversidad del centro educativo se han de incluir también las dirigidas a la prevención y detección temprana de estas dificultades.